Pudimos conversar con Elena Fernández, secretaria de Mons. Marcos Pérez, Obispo de Babahoyo, para que nos informara sobre cómo se desarrollan las labores de ayuda y contingencia a la población afectada por el terremoto del sábado en la noche. De igual manera, conversamos también con Dulce Zambrano, en Quevedo; ella coordina la Pastoral Social de Quevedo. He aquí una síntesis de la información que nos proporcionaron.

Elena Fernández nos dice que, al haberse presentado el terremoto en un fin de semana, fue difícil coordinar acciones hasta hoy lunes a primera hora. En primer lugar, Elena nos cuenta que todavía hay mucha gente que está sacando sus enseres personales de los escombros en que se convirtieron sus hogares. Afortunadamente no se han presentado fallecidos en la cuidad, pero son muchas las casas destruidas y las que han quedado en mal estado. Inclusive, ayer domingo mucha gente durmió en carpitas improvisadas, en la calle, cerca de sus casas en ruinas. Los heridos están siendo atendidos en los centros de salud y hospitales de la ciudad; unos pocos fueron trasladados de emergencia a Guayaquil.

Ayer domingo, todas las colectas que se hicieron en las diferentes parroquias de la Diócesis fueron destinadas a atender las necesidades urgentes de los damnificados por el sismo del sábado en la noche.  La Diócesis comenzó ya a organizar colectas de alimentos, ropa, vituallas, agua y otras necesidades de primer orden. La idea es canalizar toda la ayuda en Babahoyo y, desde esta ciudad, apoyar a otras ciudades mucho más afectadas, especialmente a Manta, Babahoyo y Pedernales.

La Pastoral Social de la Diócesis se ha reunido con los Vicarios y han programado para mañana martes una Campaña cuyo fin es recolectar fondos y alimentos que serán destinados a ayudar a los más afectados por la catástrofe. A esta Campaña se unirán los medios de comunicación radial, escritos y la T.V. local. La zona de la ciudad más afectada fue la que se ubica al lado del  bypass; este lugar ya tenía problemas con las inundaciones y, con el terremoto, todo se mojó y ahora presenta problemas de salubridad que se unen a los daños generados por el movimiento telúrico.

Una de las mayores carencias es la de agua para el consumo humano. Todavía no se ha organizado un albergue adecuado para quienes perdieron sus hogares, pero el Sr. Alcalde de la ciudad ya ha tomado cartas en el asunto. El Sr. Obispo asistió en esta mañana a una reunión provincial del EQ911 y se comprometió a poner al servicio de los damnificados toda la infraestructura logística que tiene la Diócesis; de igual manera, el Sr. Obispo confirmó que la Iglesia trabajará codo a codo con todos los mecanismos de socorro que vengan a aliviar los problemas generados en Los Ríos por el terremoto del sábado en la noche.

Se espera que, a más tardar mañana, el Comité de emergencias de la provincia tenga ya un dato definitivo de los hogares destruidos o inhabitables. Teniendo ya un censo claro de los daños habitacionales, el gobierno provincial pondrá en marcha un plan de contingencia para que estas personas tengan acceso pronto a una vivienda digna.

 En la ciudad de Quevedo, y tal como nos informa Dulce Zambrano, la situación no revistió la gravedad vivida por Babahoyo. Sin embargo, el Sr. Obispo informó que toda la colecta que se reciba el próximo domingo en las iglesias de la Diócesis será destinada a los damnificados de las provincias costeñas. Los Vicarios seccionales ya se reunieron hoy en la mañana, con el fin de coordinar toda la acción de ayuda que sea necesaria y palear las dificultades y el dolor que sientes los damnificados.

Dulce nos contó que todas las oraciones del domingo fueron elevadas en bien de todas y todos los compatriotas que fueron afectados de alguna manera por la fuerza del terremoto. Así mismo, se están poniendo a punto algunos sitios para dar albergue a quienes perdieron sus casas. El Comité de Emergencia que se había activado para las inundaciones causadas por El Niño se ha ampliado y redirige sus acciones a dar alivio a quienes han sufrido daños materiales o han perdido familiares en esta catástrofe.

Desde la Pastoral Social Cáritas Ecuador nos unimos en espíritu y acción solidaria a las y los hermanos de la Costa. Estamos con ustedes, están presentes en nuestras oraciones y en nuestra acción misericordiosa que quiere aliviar el dolor de quienes sufren ahora.

 

Haz un comentario:

*

Tu email no se publica.

Síguenos en: