Coreando ¡apaguen los Mecheros, enciendan la vida! El pasado 18 de febrero del 2020, nueve niñas de las provincias de Orellana y Sucumbíos, acompañadas de varios colectivos y ciudadanía en general, presentaron en la Función Judicial de Lago Agrio una acción de protección, con el objetivo de que se elimine la quema de gas en la industria petrolera, como práctica cotidiana.

Frente a la acción de la jueza María Toapanta, que negó la acción de protección en primera instancia, en sentencia publicada el 7 de mayo de 2020, las nueve niñas, acompañadas por todos los colectivos y organizaciones que conforman la plataforma Apaguen los Mecheros, Enciendan la Vida apelaron a la Corte Provincial de Sucumbíos, como segunda instancia.

Es así, que el pasado viernes 02 de octubre del 2020, se celebró la audiencia de segunda instancia de la acción de protección introducida por las nueve niñas, acompañadas de varias organizaciones y colectivos ciudadanos y ecologistas. En la cual, el juez Wilmer Suárez pudo oír a las accionantes y a los accionados, para conocer los detalles de la sentencia en primera instancia, así como los argumentos y evidencias de ambas partes.

Cáritas Ecuador, estuvo presente como amicus curiante, aportando un análisis eclesiástico y jurídico, que favorecen la aceptación de la acción de protección, donde solicitó:

  1. Que se considere el impacto negativo que tienen los mecheros de la industria petrolera en la salud de las personas más desposeídas.
  2. Que se reconozco la violación del derecho a vivir en un ambiente sano y libre de contaminación, reconocido en la constitución. Debido a las autorizaciones emitidas por las autoridades del Ministerio de Energía y Recursos Naturales No Renovables para la práctica cotidiana e indiscriminada de quemar el gas asociado.
  3. Que se reconozca la falta de diligencia en las autoridades ministeriales, para incentivar un uso diferente al gas asociado, que no sea quemarlo.
  4. Que los jueces recuerden la importancia de la justicia como la obligación máxima del Estado, en su objetivo de brindar bienestar a las mayorías que se ubican en las periferias más empobrecidas de nuestro país.

Además, la Red Eclesial Panamazónica (REPAM) junto a la Conferencia Ecuatoriana de Religiosas y Religiosos (CER) también estuvieron presentes como amicus curiantes, aportando con argumentos sobre la importancia de considerar los estándares del derecho internacional de los Derechos Humanos sobre el agua y la protección de niños, niñas y adolescentes; solicitando:

  1. Se atienda la pretensión de los accionantes y se declare la vulneración de los derechos constitucionales, la salud, a tener un ambiente sano y ecológicamente equilibrado, y los derechos de la naturaleza.
  2. Que en esta apelación se considere el gran impacto negativo que tiene la quema y el venteo de gas de la industria petrolera en la salud de las niñas accionantes.
  3. Que se reconozco la violación al derecho a la salud por parte del Ministerio de Energía y Recursos Naturales No Renovables, que al autorizar la quema de gas afecta la salud de las niñas accionantes.
  4. Que el tribunal priorice el derecho a vivir en un ambiente sano y libre de contaminación, por sobre cualquier otro derecho individual que motivan la autorización de quema de gas.
  5. Que, reconociendo la Convención sobre los Derechos del Niño, de las Naciones Unidas. Siguiendo el artículo tres, el tribunal sentencie ordene la aplicación de medidas concernientes para el bienestar social de las niñas accionantes, permitiendo que puedan desarrollar su niñez en un ambiente sano, libre de contaminación.
  6. Que, siguiendo las evidencias científicas y clínicas del impacto que genera la quema de gas en la salud y los artículos 24 y 27 de la Convención sobre los Derechos del Niño, de las Naciones Unidas; el tribunal sentencie en favor de que las niñas accionantes puedan desarrollarse en un contexto de vida adecuado y saludable para su desarrollo físico, mental y social.
  7. Se ordene la reparación integral por la violación de los derechos humanos expuestos en la acción de protección tomando en cuenta según los estándares internacionales al marco jurídico de protección de niños, niñas y adolescentes y su derecho a vivir en un ambiente sano libre de toda violencia estructural.

De esta manera, la iglesia ecuatoriana va de la mano con su pueblo, haciendo vida y viviendo codo a codo sus luchas, para alcanzar juntos la justicia. Pastoral Social Cáritas Ecuador, REPAM y CER, junto a los vicariatos apostólicos de Sucumbíos y Aguarico; reiteran así su apoyo irrestricto a los más vulnerables, que sufren la contaminación de los mecheros de la muerte para seguir coreando ¡Apaguen los Mecheros, Enciendan la Vida!

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Síguenos en: