En la región costera ubicada al noroccidente del departamento de Antioquia, está el Urabá Antioqueño. Se encuentra específicamente en la frontera con Panamá y se caracteriza por ser la zona bananera y platanera más importante de Colombia.

De acuerdo con el último reporte del Grupo Interagencial sobre Flujos Migratorios Mixtos – GIFMM Antioquia, a corte del mes de julio de 2020 se registraron 4.230 venezolanos en esta región, de los cuales el 67,1% del total de población se concentra en los municipios de Apartadó y Turbo.

La comunidad de Piedrecitas pertenece al corregimiento Punta de Piedra y El Dos, en una zona rural y se dedica especialmente a la producción familiar campesina y a actividades agrícolas como el cultivo de plátano, banano, maíz y yuca. Algunos de los miembros de la misma comunidad trabajan en una propiedad de cultivo de plátano y banano que está ubicado en el mismo predio; entre ellos Arelis Díaz quién con su testimonio da cuenta, por un lado, de su capacidad de resiliencia en medio del proceso migratorio que ha atravesado y, por otro lado, del acompañamiento que ha recibido por parte del Programa EuroPana y cómo ha sido su vida desde que llegó a Colombia.

El Programa EuroPana es implementado en esta región a través de la Pastoral Social Diócesis de Apartadó, quien con el apoyo de Caritas Alemania y la financiación de la Dirección General de Protección Civil y Ayuda Humanitaria de la Unión Europea.

Arelys Tahis Diaz Espina, de 43 años, Mujer migrante, llegó a Colombia en el año 2018 de manera irregular, por la trocha de Paraguachon, en compañía de su pareja, 8 hijos, Nietos y madre. Tomo la decisión de salir de Venezuela por razón de secuestro.

Arelys y su familia caminaron largos trayectos que no reconocen, y en situaciones de extrema vulnerabilidad, pidieron limosna y caminaron durante 5 días para poder llegar a la Vereda Piedrecitas en el Municipio de Turbo – Antioquia, donde residen actualmente. Viven en la calle «Punta Arrecha», denominada así por ser una calle reconocida por su alegría y escándalo en épocas de fiesta.

Arelys afirma que, al llegar a la casa de su prima, donde había 15 personas ya; dormían en el suelo, la alimentación la conseguían por medio del diario y el día en que no conseguían suficiente dinero para subsistir, se acostaban sin consumir alimentos. Para Arelys esto fue muy difícil por todo lo que atravesaron, en especial sus hijos menores.

Arelys conoció al Programa EuroPana en noviembre de 2019 y durante este acompañamiento ha recibido apoyo psicosocial y orientación para la cría de especies menores (pollos) que le han servido para mejorar la seguridad alimentaria de su familia y a su vez, como una fuente de ingresos. Hoy en día se dedica a trabajar con algunos de sus familiares en una finca de producción agrícola de plátano.

Arelys afirma que EuroPana mejoró su situación de vida, pues con el subsidio de alquiler que recibió, logró arrendar una casa amplia para vivir con sus hijos. No tenía ollas y le dieron un kit de cocina. Después de no tener nada y pasar por diferentes dificultades hasta llegar a Piedrecitas, ella considera que su vida es estable y puede estar junto con todo su núcleo familiar en Colombia.

© Equipo de trabajo Programa EuroPana. Secretariado Nacional de Pastoral Social/Cáritas Colombiana – Diócesis de Apartadó.

Entrevista y fotografía: Ruth SanMartín Salas, Promotora Psicosocial
Diciembre, 2020.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Síguenos en: