Tras el deslizamiento de tierra en Chunchi, provincia de Chimborazo, que afectó a 200 familias y que dejó 20 viviendas destruidas, la ayuda por parte de los organismos de socorro se hicieron presentes, así como la ayuda humanitaria por parte de Cáritas Riobamba, presidida por monseñor Julio Parrilla, obispo de la Diócesis de Riobamba.

Los sectores afectados fueron: La comunidad de la Armenia y la Parroquia Huigra, tras las lluvias permanentes en la zona donde se desbordó el río Chanchàn, provocando el taponamiento del río Guataxi.

Entre los daños evaluados constan también: dos puentes y parte de la línea férrea afectados en su infraestructura, también una persona de 50 años que se encontraba atrapado entre los escombros de una vivienda y que inmediatamente fue rescatado por el ECU 911.

El deslizamiento de tierra destruyó por completo 25 viviendas, llevó a su paso animales y cultivos; hasta el momento se registran alrededor de 517 personas damnificadas, mismas que han sido ubicadas en seis sitios temporales. De acuerdo al reporte del Servicio Nacional de Riesgos, cerca de 200 familias en Chunchi y otras 350 en Huigra han sido evacuadas.

La presencia de Mons. Julio Parrilla en el cantón Chunchi, fue para dar apoyo espiritual y moral a la comunidad que está atravesando momentos difíciles ante los embates de la naturaleza y solidarizarse con la entrega de alimentos de primera necesidad. Los conventos parroquiales de Chunchi y de Huigra sirvieron ante la emergencia para acoger a las familias evacuadas y brindar protección.

El padre Jaime Sánchez, párroco de Huigra, comenta que al momento la situación está controlada, ya que las aguas del río Chanchán fluyen con normalidad, «ya no ha crecido tanto, las familias están ya en sus casitas, hay un par de familias que están en el albergue, pues ellos son los que están de alguna manera en la cabecera parroquial de Huigra en la parte de la entrada del río Chanchàn cuyas casas están en la ribera del río y no tienen los muros de contención respectivos».

A la pregunta si ha pasado el peligro, el sacerdote sostiene que para la cabecera parroquial de Huigra, se puede decir que existen dos peligros: «las autoridades también lo consideran así: el río Chanchán es el río que más agua trae, y; no nace desde el punto de la Armenia, sitio del deslave, sino desde Alausí; entonces el peligro es que baje el deslave hacia el río Chanchán y eso provoque una creciente en la parte baja de Huigra y si eso pasa sufriremos graves afectaciones».

El segundo peligro, comenta el padre Sánchez, es «que ese mismo lodo baje a encontrarse con el río Chanchán que atraviesa en la quebrada y provoque un taponamiento del río Chanchán y se genera un peligro latente».

Al finalizar el P. Jaime Sánchez, párroco de Huigra, insiste que por ahora la situación está normal «las autoridades locales van dando respuesta como es la dotación de agua a través de tanqueros, se abastece del líquido vital a la población, se está trabajando en la reconstrucción de tuberías».

Sin embargo, resalta el padre, las familias afectadas lo han perdido todo, por eso se requiere ayuda emergente. «En ese caso se pide urgentemente ayuda de alimentos, víveres no perecibles, enlatados, kits de higiene, lo ideal sería armar un banco de alimentos, porque las necesidades son constantes», finaliza el párroco de Huigra.

Cáritas Riobamba ha emprendido una campaña para recoger alimentos no perecibles para las familias damnificadas del deslave y que se encuentran en los albergues.

Listado de productos no perecibles para el uso en los albergues:

  • 300 kits de aseo personal
  • 1000 vasos térmicos
  • 1000 tarrinas plásticas
  • 1000 cucharas plásticas
  • 500 mascarillas quirúrgicas
  • Una paca de pañales de niños XG
  • 10 fundas de pañitos húmedos
  • 5 galones de alcohol
  • 100 paquetes de galletas de sal
  • 1 quintal de croquetas para perros
  • 20 libras de salchicha
  • 10 botellas de aliño
  • 1 galón de mayonesa
  • 50 fundas de leche
  • 200 fundas de basura
  • 5 cajas de refrescos
  • 200 botellas de yogur para niños
  • 200 bebidas hidratantes para personal de contingencia

Si desea enviar su donación lo puede hacer a:

Cáritas Riobamba
Dirección: Eugenio Espejo 2418 y José de Orozco
Teléfono: 03 2960048 ext 123

O también puede hacer su aporte a la cuenta corriente del Banco Internacional, número 3000627096, de la Diócesis de Riobamba. Ruc: 0690067978001.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Síguenos en: