Cada 25 de noviembre, a nivel internacional se alza la voz para denunciar la violencia que se ejerce sobre las mujeres en el mundo y reclamar políticas de erradicación para que no se vulneren los derechos de millones de mujeres que sufren diferentes tipos de violencia, en el hogar, en el trabajo, en la calle, en la universidad y otros espacios.

En Ecuador, varias son las iniciativas que se realizan desde diferentes espacios y organizaciones sociales para eliminar la violencia contra las mujeres, como son: prevención, sensibilización y formación sobre la defensa de sus derechos. Hay datos estadísticos sobre la violencia contra la mujer que no son nada halagadores, así tenemos que el 56,9 % de las mujeres aseguran haber sufrido violencia psicológica. Muchas son amenazadas humilladas, chantajeadas e insultadas.

Cáritas Ecuador, viene trabajando en la prevención de violencia basada en género en varias jurisdicciones del país, con el fin de fortalecer la participación de la mujer en la sociedad. La violencia basada en género es todo acto lesivo perpetuado contra la voluntad de una persona, los tipos de violencia son físicos, psicológicos, sexuales, económicos y gineco- obstétricos.

Es así, que el domingo 21 de noviembre se realizó la feria denominada: “Rompe el silencio”, que organizó Cáritas Quito en coordinación con la parroquia San Juan Bautista de Cotocollao y tuvo el propósito de conmemorar el día de la no violencia contra la mujer, el evento se articuló con diferentes organizaciones de la sociedad civil que trabajan en la defensa de los derechos de las mujeres.

La feria contó con la participación del Consejo Noruego para Refugiados, Acnur, Hias, Alas de Colibrí, Fundación Casa de Refugio Matilde, Avsi Ecuador, Casa de Acogida Nuestra Señora de la Paz y Casa de la Mujer, organizaciones que promueven los derechos de las personas de acogida, así como quienes están en contextos de movilidad humana, haciendo énfasis en la prevención de la violencia de género.

Marlene Morillo, abogada y técnica de asistencia jurídica en Cáritas Quito, llamo a la reflexión a los actores sociales de la sociedad civil y al estado “para poner fin a la vulneración de derechos de las mujeres. Detener la violencia comienza por creer en las sobrevivientes, adoptando enfoques integrales, inclusivos que aborden las causas fundamentales, transformen sociedades dañinas y empoderen a la mujer y a las niñas.”

Doris Iza, representante de la fundación Alas de Colibrí, enfatiza que la violencia contra la mujer es una de las problemáticas que aún está presente “en nuestra sociedad y es fundamental eliminarla mediante concientización y actividades de sensibilización, brindando servicios gratuitos a las mujeres, a veces mucha de ellas naturaliza la violencia, por ejemplo, la violencia psicológica es algo que naturalizamos en todo el mundo y eso permite que sigamos siendo víctimas, rompamos el silencio”.

Casa Matilde, también estuvo presente en la feria, es una fundación que presta atención gratuita a mujeres víctimas de violencia, brinda apoyo psicológico, trabajo social y legal. María José Rueda, comenta que la casa ofrece albergue temporal, “la mujer al ingresar realiza pequeños emprendimientos para que cuando salga, cuenten con algún ingreso y herramientas para poder salir fuera del albergue”. Así mismo enfatiza que a raíz de la pandemia los derechos de la mujer empeoraron, por lo que este 25 de noviembre “debemos decir no a la violencia y recordar que, si duele no es amor”.

Las mujeres que sufren violencia de género y que están en situación de movilidad, también cuentan con la acogida de la casa Nuestra Señora de la Paz que está ubicada en la ciudad de Quito, indica Jeanette Aldana, quien sostiene que “eliminar la violencia hacia la mujer depende de la educación y la validación de las leyes con las que cuenta el estado para la protección de la mujer, pienso que desde la escuela, el colegio, desde las pastorales y la Iglesia instruir a los niños sobre la igualdad, que las mujeres no necesitamos ni más ni menos, sino simplemente ser respetadas en todos nuestros derechos, romper el silencio es ahora, siempre hay manos listas para apoyarlas, no están solas”.

Uno de los mensajes que las mujeres deben tener presente es: “Las mujeres y niñas tienen derecho a vivir libres de violencia basada en género. Este 25 de noviembre dile no a la violencia basada en género”. Conversamos con algunas mujeres que visitaron la feria y enviaron mensajes motivadores a las mujeres:

“Las mujeres siempre debemos defender nuestros derechos, no quedarnos calladas” Raquel Rojas.

“Hay que prevenir el maltrato, hay que motivarlas para que rompamos el silencio” Indira Jaimes.

“No debemos depender de un hombre y mucho menos ser maltratadas, denuncien, no se queden calladas para sentirnos vivas” María José Briceño.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Síguenos en: