Al acercarse la fecha del Día Mundial del Refugiado, que se conmemora el 20 de junio, queremos invitar a recordar las palabras del Papa Francisco: “El rostro de Jesús en los refugiados y discapacitados”, así lo dijo durante su visita el pasado mes de mayo en Betania.

El Sumo Pontífice, al visitar Betania, mostró su sensibilidad ante la difícil situación que enfrentan las personas golpeadas por inhumanas situaciones del mundo; habló de su especial interés en encontrar a quienes “… a causa de sangrientos conflictos, han tenido que abandonar su patria y han encontrado refugio en la acogedora tierra de Betania y a los queridos jóvenes que experimentan el peso de alguna limitación física”.

En este sentido, Pastoral Social Cáritas, a través del área de Movilidad Humana, aporta con un granito de arena al asistir a la población refugiada que viene al Ecuador. Desde hace dos años trabaja en la frontera norte (Sucumbíos, Carchi e Imbabura) y brinda asistencia jurídica, psicosocial y humanitaria a personas que se encuentran en situación de refugio, solicitud de asilo y movilidad humana, en general.

 De esta manera, cumplimos con nuestros principios de Iglesia,  en los que se resalta la ayuda y apoyo a nuestros hermanos.

No es nuestro deber el juzgar o valorar qué personas son aptas para acceder a ciertos estatus migratorios; estos, como lo hemos manifestado, son competencias del Estado ecuatoriano. Nuestro deber  y razón de ser, como hemos recalcado en ciertos espacios de comunicación, es trabajar en beneficio de las poblaciones más vulnerables.

“Bajo este paraguas y, gracias al apoyo de Caritas Alemana, en estos años de trabajo hemos asistido a alrededor de 1.700 personas de diferentes nacionalidades, especialmente hermanas y hermanos colombianos. Seguiremos  con esta labor y esperamos continuar aportando en beneficios de estas poblaciones, especialmente en el acceso a sus derechos que están enmarcados en la Constitución ecuatoriana”, expresa Cristina Pancho, quien tiene a su cargo la Pastoral de Movilidad Humana en Cáritas Ecuador. Que su labor en pro de nuestras hermanas y hermanos en situación de refugio y movilidad humana siga adelante, para que puedan encontrar en nuestro país el albergue que nos enseñó a ofrecer Jesús.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Síguenos en: