Proponemos aquí 7 citas de San Francisco. Conocemos  la inspiración que genera el Santo de Asís en el Papa, y ésta es una buena manera de aceptar el llamado de Su Santidad a una conversión. Hace 833 años, el Pobrecito de Asís se convirtió en sabia luz para fortalecer la fe, reflexionar sobre la acción cristiana y amor y cuidado a la Naturaleza.

El Santo también dedicó su vida al servicio de los pobres y a la oración. Conozcámoslo un poco más a fondo, con el fin de buscar ese ejemplo y modelo que tanto impulsa al papa Francisco.

“Él me dijo que quería que yo fuera un nuevo loco en este mundo” 

En plena Media Edad Media ¿qué significaba “loco”, en boca de un hombre entregado a
Dios? La locura sublime, la del rebelde capaz de cambiar las cosas, general algo nuevo; un “loco” soñador. Eso necesitamos hoy: soñar y luchar por un mundo más justo con el género humano y con su hermana Naturaleza. Locura sublime, capaz de cambiar, de abandonar, de no consumir, de ser gratuita. Locura optimista y alegre, que camina construyendo un Reino que está en pañales.

“El hombre, al no poseer nada propio, todo él pertenece a Dios”

El legado de San Francisco está resumido en la renuncia a todo, y en darse, mejor dicho,  en la entrega a Dios. Sólo renunciando puedes encontrar a Dios y, una vez hallado, se convierte en el centro de nuestro universo.

“Ya no necesito más: conozco a Cristo pobre y crucificado”

Francisco ha encontrado lo que necesita: un Cristo pobre en vida, y crucificado. Sacrificado en la cruz y pobre, Jesús llena todas las necesidades espirituales del Santo de Asís. El sacrificio de Jesús nace y crece en la pobreza y se entrega todo en la Santa Cruz. Dignidad para los pobres pide el Papa. Sacrificio para dejar un estilo de vida que nos lleva a la pobreza espiritual y a la destrucción

“Yo necesito pocas cosas y las pocas cosas que necesito, las necesito poco”

Francisco hace aquí algo que parece un trabalenguas, pero no: son palabras muy sabias para el mundo de hoy, hundido en el consumismo y saturado de cosas innecesarias, generando la contaminación del planeta. Cita primordial para comprender la conversión que nos pide el papa Francisco en Laudato Si’. Pobreza franciscana para un mundo opulento, derrochador y, sobre todo, lleno de gente pobre y excluida. Mundo inconsciente y egoísta, saturado de basura, de cosas innecesarias.

“Predica el Evangelio en todo momento y, cuando sea necesario, utiliza las palabras”

Con fina ironía, Francisco pide ACCIÓN. Esa es la esencia de una Iglesia que tiene que ir en salida, incluir, acompañar, trabajar por los pobres, defender la Casa Común. El Evangelio se predica con OBRAS.

“Los animales son mis amigos, y yo no me como a mis amigos”

Aunque nos ocuparemos próximamente de la relación profunda y fecunda entre el Pobrecito de Asís y la Naturaleza, esta cita es muy bella. Es amorosa. Y contracorriente, porque Francisco dio a las criaturas de la naturaleza una atención, un respeto y una adoración total. Veía en ellas la Obra y las reconocía como hermanas. ¿Cuál es la relación actual entre nosotras/os y los animales que nos rodean?   

“¡Terrible es la muerte… ¡, pero ¡cuán apetecible es también la vida del otro mundo, a la que Dios nos llama”

Cerramos este primer recorrido por el legado del Santo de Asís con esta cita. En ella reconoce lo terrible que es la muerte, como acto final de la vida, llena de desconcierto, irreversible. Pero ante este temor nace la esperanza, el consuelo para quienes creemos en el Señor.

7 citas que apenas nos acercan a un Santo relativamente olvidado. En medio de la vida mundana que hoy impera, es difícil vivir y ser como Francisco. Necesitamos fuerza y optimismo. Es el llamado a la ACCIÓN que pide  Su Santidad: una ACCIÓN alegre, a tiempo, optimista, porque no todo está perdido. ¡Convirtámonos ya!

Fotografía: youtube

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Síguenos en: