fbpx

 Con la participación de más de 200 personas este viernes 15 de junio se inició el Foro: «La Iglesia Frente a los Megaproyectos Mineros», organizado por las Pastorales Sociales Cáritas de la Zona Sur conformada por Machala, Loja, Cuenca y Zamora.

Monseñor Walter Heras, obispo del Vicariato Apostólico de Zamora, en su charla de bienvenida destacó la preocupación de la iglesia católica frente a la vulnerabilidad de los derechos de la naturaleza y de las comunidades, en los megaproyectos extractivos como el petróleo y la minería.

«Estamos llamados a respetar a la naturaleza y los pueblos, por encima de las ganancias económicas», dijo  Mons. Heras y se hizo eco de la declaración del Papa Benedicto XVI «Si quieres cultivar la paz, custodia la creación».  «Esperamos llegar a conclusiones positivas y resultados que nos orienten a un trabajo digno de respeto y defensa a la vida a la creación entera», alentó.

Inmediatamente se dio paso al primer Panel denominado: «Enfoque de la Iglesia, El Estado y la Comunidad frente a los Megaproyectos Mineros», que contó con la participación de Monseñor Julio Parrilla, Obispo de Loja y Presidente de la Pastoral Social Cárita; Txarli Azcona, hermano misionero Capuchino y responsable del Vicariato Apostólico de Aguarico; y, Eduardo Caldas, Subsecretario Minas Zona 7.

Muchos son los documentos de la iglesia que inspiran la lucha por la «defensa de la creación» y sustentan su visión ecológica. Mons. Parrilla en su intervención «Aportes del Magisterio y Doctrina Social de la Iglesia«, basó su reflexión en los documentos: El Catecismo de la Iglesia Católica; la Encíclicla Popularum Progresio del Papa Pablo VI;  «Agua: fuente de vida y don para todos”, Carta de los obispos de Bolivia; y, «Cuidar el Planeta» de los obispos del Ecuador del 2012. De la revisión del mensaje de estos textos, Mons. Parrilla, planteó el papel de la Iglesia en cinco acciones concretas:

  1. Alentar a las personas, creyentes y no creyentes, a construir una sociedad benevolente con la naturaleza, promoviendo la cultura ecológica integral.
  2. Difundir su propia Doctrina Social, porque parece que lo que corresponde a la naturaleza es de unos pocos ambientalistas utópicos. La Iglesia debe promover una educación ecológica, partiendo no de supuestos sino de una realidad con mirada ética y de justicia.
  3. Trabajar de forma activa y participativa con entidades públicas y privadas para la promoción de la ecología ambiental.
  4. Ejercer el profetismo en la denuncia de toda injustica y corrupción que dañe la dignidad de los pueblos
En la exposición «Experiencias de resistencia frente a la vulnerabilidad de los derechos de la naturaleza y la comunidad«, Txarli Azcona denunció las consecuencias de la explotación petrolera en las comunidades que habitan el parque Yasuní. «Estamos en una explotación  petrolera sin precedentes, no importan parques, no importan comunidades, no importan zonas intangibles, no importa la constitución que prohíbe la extracción petrolera, minera o maderera a perpetuidad dentro del parque Yasuni. Hay una consigna de sacar petróleo a como de lugar», denunció. Así mismo, propuso una metodología de No-Violencia, para la defensa de la vida. «Debemos actuar sabiamente, prepararnos técnica y espiritualmente. Esta metodología «nos invita a tener compasión de las víctimas de la violencia y de los esclavizados por su propia violencia  e injusticia».
Difundiendo la Gestión del Gobierno en el Sector Minero, Eduardo Caldas, subsecretario de la Zona 7, hizo una comparación entre la legislación anterior y la contruida con el gobierno actual, destacando los grandes beneficios y avances para el ambiente, para el desarrollo de las comunidades y del país. «El nuevo modelo de desarrollo contempla un adecuado control del sector minero. Las actividades mineras se deben hacer en función del desarrollo del país, no solo hay que pensar en lo local», dijo. «Sin embargo, es deber y obligación de todos los sectores priorizar el control y la fiscalización para llegar a un equilibrio sostenible».
«Somos expertos en construir leyes que nadie cumple y los controles hay que hacerlos y aplicarlos no solo desde las regalías, economías y técnicas, sino también desde la ética que debe iluminar la propia explotación. Las últimas páginas no están escritas. Hay que cuidar el bien de la minería si se hace desde los postulados ambientales y desde una ecología integral», respondió Mons. Parrilla en el dabate generado en el primer panel.
CategoryProyectos, Zonas
Síguenos en: