Fuente de la imagen: www.correodelorinoco.gob.ve

Fuente de la imagen: www.correodelorinoco.gob.ve

 

Ayer las Cáritas diocesanas de la frontera norte participaron de la socialización del Proyecto de Asistencia Jurídica y Psicosocial a Solicitantes de Refugio y Refugiados, que se realizará en las provincias del Carchi, Imbabura y Sucumbíos. Este proyecto contará con el apoyo financiero de Cáritas Alemana.

Un proyecto similar funciona desde hace dos años en Sucumbíos, y se ha planteado la necesidad de extenderlo hacia las otras provincias de la frontera norte. En Imbabura y Carchi se implementará desde este mes de noviembre, intentando llegar a más de 1 500 personas.

En el Ecuador hay más  55 mil personas reconocidas como refugiadas, que corresponde a una tercera parte de las solicitudes realizadas al país. El 99% de estas solicitudes son de hermanos y hermanas colombianas. Cada mes llegan mil más que buscan la protección de nuestro país, tras abandonar  sus hogares, sus seres queridos y huir de situaciones de violencia que ponen en riesgo su vida.

Alexandra Rueda, abogada de la Diócesis de Ibarra, nos cuenta que la cercanía que tiene esta provincia con la frontera norte hace que la población que busca refugio se ubiquen en los diferentes cantones como son: Otavalo, Atuntaqui, Urcuqui, Cotacachi e Ibarra. Las familias que vienen desde Colombia son numerosas, vienen huyendo del conflicto armado y desplazados de sus tierras, por lo que el refugio aumenta cada vez más en el Ecuador.

La experiencia del trabajo en el tema de refugio en la Provincia de Sucumbíos, fue enriquecedora, dice Alexandra Rueda, porque se conoció algunas aspectos complejos que la gente refugiada desconoce, cómo el acceso a derechos. “Mucha de la población refugiada no sabe que tiene los mismos derechos y deberes que un ciudadano ecuatoriano”. Para Rueda, este desconocimiento se debe a que la mayoría se ubica en el sector rural, donde los viajes se lo hacen en lancha y por varia horas.

Con  el corazón  lleno de esperanza y de que vendrán mejores días, debemos abrir los brazos a la gente que viene en calidad de refugiado, pues todos podemos pasar por esta situación y condiciones vulnerables.

Escuche el testimonio de Alexandra Rueda, abogada de la Diócesis de Ibarra.


AUDIO: Alexandra Rueda

CategoryMovilidad Humana
Tags
Síguenos en: