Contribución de CI al documento final de la Cumbre de la ONU para Refugiados y Migrantes que se llevará a cabo el día 19 de septiembre de 2016

sobre cómo hacer frente a los grandes desplazamientos de personas migrantes y refugiadas

 

“Sin embargo, cuando el extranjero nos interpela, no podemos cometer los pecados y los errores del pasado. Debemos elegir la posibilidad de vivir ahora en el mundo más noble y justo posible, mientras formamos las nuevas generaciones, con una educación que no puede dar nunca la espalda a los «vecinos», a todo lo que nos rodea. Construir una nación nos lleva a pensarnos siempre en relación con otros, saliendo de la lógica de enemigo para pasar a la lógica de la recíproca subsidiaridad, dando lo mejor de nosotros. Confío que lo haremos”.1(Papa Francisco al Congreso de los Estados Unidos, 24.09.2015).

A través de sus 165 organizaciones miembro en todo el mundo, Caritas Internationalis trabaja con actores locales y migrantes en países de origen, tránsito y destino. Nuestro trabajo incluye brindarles alojamiento y educación en grandes campamentos de refugiados, atención médica y orientación psicológica; vivienda y formación en el lugar de trabajo, acompañamiento en su proceso de integración en y junto a la sociedad de acogida; atención a las víctimas de la trata de seres humanos y cooperación con los responsables de las políticas públicas.

Caritas Internationalis acoge favorablemente esta cumbre como un primer paso hacia la gobernanza mundial en materia de migraciones y un cambio en la narrativa sobre la movilidad humana. Exhortamos a la comunidad internacional a que sea valiente y no desperdicie esta oportunidad. Caritas Internationalis acoge también favorablemente, los compromisos de respetar los derechos de todas las personas migrantes así como el compartir responsabilidades a la hora de recibir a las personas refugiadas. Sin embargo, nos preocupa la brecha que existe actualmente entre dichos compromisos y las políticas y prácticas en vigor en la realidad. El resultado de la cumbre debe asegurar que haya un cambio real. Sin un compromiso claro en cambiar las políticas actuales, existe el peligro de que la implementación de los compromisos de las partes no asuma el enfoque correcto para asegurar la seguridad y la dignidad de todos las personas migrantes y refugiadas. Esperamos que este espíritu de transformación guiará la cumbre de septiembre y su resultado.

Desde nuestra vasta experiencia en todo el mundo, quisiéramos presentar las siguientes recomendaciones para que se incluyan en el documento final de la Cumbre de la ONU del 19 de septiembre, desde un enfoque centrado en las personas, en los derechos humanos y en la dignidad de todas las personas migrantes y refugiadas; internas e internacionales:

 

  1. Como dijo repetidamente el Papa Francisco, nuestra certeza y nuestra petición es asegurar que todas aquellas personas que buscan refugio sean bien recibidas y atendidas. Las fronteras han sido creadas por los hombres para darles a los países cierto nivel de control y gestión de los patrones de migración. Esto no debería evitar que nadie cruce fronteras y es nuestro deber y responsabilidad, tanto personal como colectiva, acoger a todos los necesitados, sin excepción.

 

  1. La comunidad internacional debe enviar una señal clara de que los derechos humanos de las personas migrantes y refugiadas son incuestionables y que las personas que huyen de conflictos, persecución, desastres naturales, de un desarrollo fallido o de los efectos del cambio climático tienen derecho a disfrutar plenamente de ellos. En una época en que los derechos humanos de las personas migrantes y refugiadas están siendo erosionados y violados a un ritmo alarmante, es imprescindible que esta reunión de alto nivel demuestre el compromiso claro de la comunidad internacional de proteger estos derechos. Buena prueba de este compromiso sería involucrar a personas a muchos niveles, incluyendo el nivel local, para encontrar juntos soluciones para las personas en tránsito.

 

  1. El enfoque actual de los gobiernos para abordar las migraciones y el refugio a gran escala es preocupante. La principal prioridad a la hora de tratar con una tal afluencia de refugiados y migrantes debe ser cubrir las necesidades esenciales de protección y asegurar el estricto respeto de la ley internacional de derechos humanos ‐ no construir muros, cerrar fronteras e infringirla.Para defender el derecho de toda persona a vivir con dignidad, es crucial que, ante todo, pueda disfrutar del derecho a no emigrar. Es necesario tratar las causas fundamentales de la migración y el desplazamiento para evitar ‐ de ser posible en las primeras etapas ‐ el desplazamiento de personas que se ven obligadas a emigrar debido a la falta de oportunidades, la violencia, la guerra, la persecución y desastres provocados por el clima. Asimismo, pedimos que los países desarrollados no utilicen la AOD2 para cubrir los costes de acogida de las personas refugiadas en sus países (en algunos países más del 20% de su presupuesto de ayuda para el desarrollo en el extranjero), sino que movilicen otros recursos nacionales para dicho propósito. Por otra parte, pedimos ayuda incondicional en lo que respecta a la migración.

 

  1. Es fundamental asegurar condiciones de acogida de buena calidad evitando el uso de campamentos y asegurando que las personas migrantes y refugiadas, al momento de su llegada, tengan acceso a servicios adecuados y asequibles (incluyendo, por ejemplo, atención médica, apoyo psicosocial y alojamiento). Las condiciones de acogida también deben tomar en cuenta la situación específica de grupos vulnerables y garantizar su protección (por ejemplo, la protección de mujeres y niños contra riesgos de violencia sexual en centros de acogida y campamentos).

 

  1. Se necesita un compromiso rápido para definir el Pacto Mundial para la migración segura, regular y ordenada ‐ incluyendo un proceso claro, cronología e indicadores. Enfatizamos la necesidad de darle suficiente espacio a la Sociedad Civil ‐ incluyendo organizaciones de inspiración religiosa, ciudades, el sector privado y otros interesados, según corresponda ‐ en el debate iniciado por el informe del Secretario General de la ONU sobre responsabilidad compartida, migración segura, legal y responsable, y combatir la xenofobia.

 

  1. Actualmente, algunos países están cargando con una parte desproporcionada de la responsabilidad vinculada a los grandes desplazamientos de personas refugiadas y Por consiguiente, exhortamos a la comunidad internacional a que apoye el pacto mundial cuyo objetivo es compartir la responsabilidad de brindar protección a quienes huyen de conflictos, persecución, desastres naturales, desarrollo fallido y los efectos del cambio climático, tal y como lo propone el Secretario General de Naciones Unidas en su informe. Acogemos favorablemente el segundo borrador del pacto mundial sobre refugiados que es más específico y concreto en cuanto a proponer soluciones locales y vías legales para la admisión en otros países. Debemos señala, sin embargo, que ya no se menciona nada de sobre la responsabilidad compartida, un elemento importante para indicar que la comunidad internacional tiene una responsabilidad compartida frente a estos nuevos movimientos migratorios.Además, sugerimos resaltar los beneficios que se derivan de la contribución de las personas migrantes y refugiadas a las comunidades donde llegan.3

 

 

  1. Considerando que el alto número de desplazados internos y su sufrimiento, en parte, similar al que experimentan los refugiados (como se señaló en el borrador del documento final 1.20, versión del 12 de julio), puede tener como resultado que éstos abandonen su país y busquen refugio en otros países, creemos que se les debería prestar más atención.
  2. De forma más específica, Caritas Internationalis :

a.Cuestiona las deportaciones y el retorno forzado de personas; la reformulación o reinterpretación del derecho internacional humanitario y de refugiados para evitar que la gente solicite asilo o para facilitar su expulsión. “Cualquier tipo de retorno, sea voluntario o de algún otro modo…” como se establece en el borrador del documento final (3.15, versión del 12 de julio) indica que se prevén expulsiones forzosas”. Caritas Internationalis acoge favorablemente la posibilidad de una repatriación preparada, informada y voluntaria, según corresponda, si los repatriados pueden vivir en su comunidad de origen, tal y como se establece en el pacto mundial sobre refugiados. Caritas Internationalis también considera que el retorno forzado es una forma de liberarse de la responsabilidad y dejar la gestión de la migración únicamente en manos de los países en vías de desarrollo;

b. Condena la reformulación de la definición de “países seguros” donde se puede retornar a las personas migrantes así como la inclusión de cláusulas de readmisión en acuerdos multilaterales de comercio y ayuda (más preferencias comerciales si se retorna con éxito a ciudadanos, más ayuda para el desarrollo si esta se utiliza para financiar la gestión de la migración y medidas de control fronterizo);

c. Pide el “retorno humano” en línea con la Convención sobre Refugiados de 1951, que les garantiza a los solicitantes de asilo el derecho a que su caso sea evaluado de forma individual, a tener la oportunidad de apelar el rechazo de una solicitud de asilo, la seguridad de que serán enviados a un país en donde se garantizarán sus derechos humanos y no serán objeto de persecución, de conformidad con el principio de no‐devolución.

d. Pide que se ofrezca acceso adecuado a información: se debe informar a los migrantes recién desembarcados sobre la posibilidad de solicitar protección internacional, no debe haber restricciones en el acceso al procedimiento de asilo simplemente en razón de nacionalidad, sin que se lleve a cabo una verdadera investigación de la situación personal, evitando hacer distinción entre migrantes de primera y segunda clase;

e. Pide que las personas puedan reivindicar su derecho a asilo. La Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951 dispone que los refugiados tienen el derecho individual de solicitar asilo y a que no se les trate en función de su país de origen o tránsito

f. Establece que los menores migrantes y refugiados no deben ser detenidos y deben ser tratados de conformidad con el derecho internacional en materia de derechos del niño y especialmente la Convención de los Derechos del Niño de la ONU, ratificada por casi todos los países del mundo. Los estados deben invertir recursos humanos y financieros para la implementación de alternativas a la detención. Se ha demostrado que dichas alternativas son más humanas y más rentables. Sugerimos específicamente referirse a los “Principios recomendados para orientar las acciones relativas a los menores en movimiento y otros menores afectados por la migración”4, tal y como los elaboraron las organizaciones de la Sociedad Civil. De manera más general, les recordamos a los gobiernos que la detención no se debe utilizar en contra de nadie, incluyendo adultos, a menos que sea un último recurso. En el documento final se debe reflejar un compromiso claro para evitar la detención;

g. Recuerda que todas las personas tienen derecho a la vida familiar y que se debería dar prioridad a la reunificación familiar. En particular, debe haber igualdad de acceso a la reunificación familiar entre las personas refugiadas y beneficiarias de la protección subsidiaria. La unidad familiar se debe considerar como un derecho inalienable para todos las personas migrantes, así como una garantía para la integración eficaz en la sociedad de acogida;

h. Exhorta a los países a hacerle frente a la trata de seres humanos y a la explotación (sexual) en estos grandes movimientos de personas migrantes y refugiadas. Se necesita, mayor inversión para darle formación a la policía fronteriza y otros interesados para identificar y hacerle frente a este crimen contra de la humanidad. El resultado de la cumbre debe reflejar los objetivos y metas respectivos de la Agenda 2030 para acabar con la trata de seres humanos y la explotación (sexual), en especial de mujeres y niños, y de promover el trabajo digno para las personas migrantes, solicitantes de asilo y refugiadas.

Finalmente, subrayamos que se necesitan políticas firmes para contrarrestar tendencias racistas y xenófobas, a menudo incitadas por partidos políticos populistas que promueven el “miedo al extranjero ” o el “coste de la acogida de personas refugiadas para la sociedad”. Estas tendencias están minando la solidaridad, no sólo de persona a persona, sino también entre países y gobiernos. Por consiguiente, exhortamos a todos a fomentar y fortalecer la solidaridad para con los recién llegados, nuestros hermanos y hermanas, recordando nuestra responsabilidad hacia el prójimo. Asimismo, exhortamos a la comunidad internacional a que apoye los compromisos de la Agenda de Acción de Addis Abeba y la iniciativa del Secretario General de las Naciones Unidas para lanzar una campaña que contrarreste la xenofobia, mostrando ejemplos y testimonios de aquellos que están acogiendo a las personas migrantes, enfrentando y contrarrestando los temores y preocupaciones, a veces legítimos, de aquellos que no lo hacen y, especialmente, involucrando a comunidades, ciudades y al sector privado.

Creemos que los mejores remedios para combatir el racismo y la xenofobia son las políticas de integración involucrando a las comunidades de acogida, y dando a migrantes y refugiados acceso real a los derechos humanos, independientemente de su situación administrativa, al mismo tiempo quese les insta a asumir sus responsabilidades. Nuestras sociedades son diversas y esta diversidad se debe reconocer como un nuevo valor, como una oportunidad a aprovechar y no como un riesgo.

Ciudad del Vaticano, 21.07.2016

 

1http://w2.vatican.va/content/francesco/es/speeches/2015/september/documents/papa‐francesco_20150924_usa‐us‐congress.html

2 Ayuda oficial al Desarrollo.

3 http://www.ansa.it/english/news/2016/03/30/riace‐mayor‐among‐fortunes‐50‐greatest‐leaders_a8a93ef8‐d679‐45fd‐a9c0‐451c582ed80d.html

4 http://destination‐unknown.org/wp‐content/uploads/160601‐recommended‐principle‐EN‐corr‐BD.pdf

 

 

Haz un comentario:

*

Tu email no se publica.

Síguenos en: