Hablar de movilidad humana es referirse a diversas formas de desplazamiento interno o externo de personas, ya sea de forma voluntaria o forzada. En el país se contempla aspectos de prevención, protección y restitución de derechos de las personas en situación de movilidad.

La Red Clamor, capítulo Ecuador, que esta integrada por Cáritas Ecuador, el Servicio Jesuita a Refugiados Ecuador, la Misión Scalabriniana y la Conferencia Ecuatoriana de Religiosos y Religiosas, trabajan en la integración y defensa de los derechos de la población migrante, forzada, solicitantes de asilo y refugiados.

Desde el área de movilidad humana de Cáritas Ecuador, la migración, el refugio y el desplazamiento forzado son temas permanentes, es así que gracias a la cooperación internacional, es posible acompañar a la población más vulnerable, favoreciendo su adecuada integración en el país de acogida.

Septiembre es el mes de la movilidad humana y para conmemorar esta fecha se ha programado diversas actividades para visibilizar y sensibilizar la problemática de la migración y entender las causas que se relacionan con el desplazamiento forzado. Desde varios espacios eclesiales se realizan, foros, talleres y encuentros de diálogo.

Es así que, la red de movilidad humana de la ciudad de Loja promueve espacios de articulación en pro de los derechos de las personas en situación de movilidad humana, por lo que cada septiembre  realizan diversas actividades para dar respuesta a múltiples necesidades que tienen las personas en el contexto de movilidad.

Cáritas Loja forma parte de la red de movilidad humana, espacio en el que trabajan algunas líneas de acción como son: asesoría jurídica, atención psicosocial, apoyo espiritual, promoción económico productivo, capacitación y formación en derechos humanos.

Por otro lado, en Quito el pasado domingo 12 de septiembre, la Secretaria de Inclusión Social del Distrito Metropolitano de Quito, organizó la feria de la Movilidad Humana, para difundir los derechos de las personas en situación de movilidad humana.  Caritas Quito participó en este evento de integración y diversidad cultural, que se realizo en el parque de Solanda.

En las diversas jurisdicciones eclesiásticas del país, donde está presente la pastoral de movilidad humana, se tejen diversas historias de humanidad al encontrase con el otro, es por ello que conversamos con los gestores humanitarios que desarrollan su trabajo con población en movimiento para conocer su sentir.

Kelly Jordán, del área de movilidad humana de Cáritas Sucumbíos, nos hace llegar un emotivo saludo y asegura que la Iglesia católica, siempre debe dar esperanza y consuelo a los hermanos que día a día golpean sus puertas, porque todos somos hijos de un mismo Dios.

«Durante 9 años aproximadamente en este rincón Amazónico, frontera con nuestra hermana Colombia, he venido realizando actividades permanentes de acompañamiento, asistencia de acción social y humanitaria a la población más vulnerable, como son nuestros hermanos migrantes y refugiados que transitan a diario, y que son acogidas/os en nuestra casa de Acogida Buen Samaritano, es un lugar muy lindo con espacios verdes y acogedora, escuchar a nuestros hermanos ha sido lo principal para mí, conocer su tránsito, sus historias de vida, hambre, frio, cansancio y desde el aspecto psicológico sus miedos, traumas, ansiedades al enfrentarse a los cambios culturales no es fácil, porque en su tránsito han pasado por muchas violaciones de sus derechos todo por buscar mejores días dignos para ellos y sus familias; esto me ha hecho ser más humana, sensible a su dolor y ponerme en los zapatos de ellos. La Pandemia me enseño mucho, a romper esas barreras y entregar todo a cambio de nada, a ser solidaria y llegar con mi mensaje de esperanza para socorrer las necesidades más urgentes, porque en el entorno hay niños, que para mí son los más frágiles de este mundo. Amar al migrante y refugiado hasta el final». Comenta Kelly Jordan, de Cáritas Sucumbíos.

Loja es otro de los territorios que trabaja movilidad humana y Nuvia Matailo nos comparte su testimonio:

«Salir de su lugar de origen en busca de mejores condiciones de vida, es decidir enfrentar todas las situaciones que se presenten durante el proceso de movilidad hasta llegar al lugar de destino, es emprender el viaje lleno de sueños, metas y desafíos, es tener esperanzas de días mejores. Las personas migrantes llevan en su equipaje muchas cosas, sentimientos encontrados, esperanza, incertidumbres y desafíos. Muchas personas dejándolo todo, su familia, amigos y en muchas ocasiones deudas económicas que las adquieren para emprender el viaje. Sin duda la movilidad humana, es una realidad que vivimos y debemos trabajar articuladamente en pro de los derechos de las personas en este contexto».

«La Movilidad Humana nos hace concientizar que somos viajeros en el mundo por distintas razones, que debemos siempre darnos la mano los unos a los otros para dignificarnos como seres humanos y de esta manera hacer un mundo mejor lleno de respeto, alegría y tranquilidad». Destaca Eliana Chacha, Cáritas Tulcán.

Otro de los lugares donde hay población en movimiento que va y viene es en la Provincia del Azuay, en Cáritas Cuenca, conversamos con Stefan Micek, de asistencia psicosocial y nos da su opinión sobre la movilidad humana. “La movilidad humana según la experiencia y la vivencia que se tiene todos los días con esta población es la manera más oportuna que tiene las personas ya sea esta voluntaria e involuntaria de salir de su país de origen en busca de una mejor vida, siendo sus principales prioridades la salud, alimentación, educación y albergue para los miembros de sus familias. Movilidad humana para mi es la historia de las personas que por diferentes motivos se movilizan de sus países de origen a otros en búsqueda del mejor futuro. La decisión de migrar en mayoría de los casos es marcada por la decisión independiente de su voluntad. Esta historia es llena de diferentes experiencias como esperanza, incertidumbre, alegría y tristeza entre varias. La movilidad humana es importante para todos, porque nos permite conocer otra cultura, forma de vivir y pensar que son diferentes a las nuestras. Las personas con su presencia nos enriquecen y ayudan a crecer como personas. Compartir el mismo lugar, tiempo, trabajo con otras personas es un desafío y una oportunidad para ser más solidarios y humanos”.

¿Qué es la Movilidad Humana?

Le preguntamos a Marisol Delgado, del equipo de Movilidad Humana de Cáritas Ecuador y esto fue lo que nos dijo:

«Entender la historia de la humanidad es comprender que hay una historia de migración tras ella, diariamente millones de personas salen forzadamente de su país en busca de nuevas alternativas de vida y seguridad, por lo cual la movilidad humana forzada constituye una problemática social con profundas raíces estructurales de discriminación, desigualdad, exclusión social, pobreza, racismo, violencia y guerra. Desde el área de movilidad humana de Cáritas Ecuador buscamos materializar en nuestras intervenciones humanitarias, los cuatro verbos enunciados por el Papa Francisco en la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado del 2018: acoger, proteger, promover e integrar a las personas migrantes y refugiadas que llegan al país».

«A menudo renunciamos al encuentro con el otro y levantamos barreras para defendernos. Renunciar a un encuentro no es humano. En cambio, estamos llamados a superar el miedo, para abrirnos al encuentro».

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Síguenos en: