La semana pasada Cáritas Alemana y los responsables de la oficina de asuntos humanitarios de la Comisión Europea, visitaron la frontera norte de Ecuador: Tulcán, Ibarra y Quito. El motivo de la visita se desarrolló en el marco del monitoreo, seguimiento e implementación del proyecto Europana Fase III, cuyo enfoque principal es promover el desarrollo integral, articulación de ayuda humanitaria, brindar atención y protección a migrantes y refugiados, quienes debido a las crisis sociales, políticas y económicas han tenido que huir forzadamente de sus lugares de origen.

La valiosa colaboración de la cooperación internacional es vital para continuar aportando a la integración de la población migrante y refugiada en Ecuador. Proveer de asistencia humanitaria a las personas más vulnerables, así como a migrantes, refugiados, solicitantes de asilo, retornados y comunidades de acogida en Ecuador, es uno de los principales objetivos que tiene el proyecto y que se implementa con la población en movilidad humana residente en los territorios de la frontera norte de Carchi e Imbabura.

Tatiana Melo, especialista en monitoreo y seguimiento de Cáritas Alemana en Bogotá, junto a su equipo de trabajo y técnicos del área de movilidad humana de Cáritas Ecuador visitaron los territorios para conocer la gestión que realiza la pastoral, la visita se realizó del 27 al 30 de septiembre.

La presencia del equipo de monitoreo en los territorios, ha sido una experiencia enriquecedora para conocer de cerca el trabajo que realiza Cáritas Ecuador con la población migrante de Venezuela y otros flujos migratorios como Colombia, menciona Tatiana Melo, quien agrega “nos da mucho gusto la cercanía que tienen los técnicos de movilidad humana, la calidad humana, el acompañamiento y reconocimiento que tienen con la población”. 

Es importante destacar el enfoque de protección que Cáritas Ecuador está implementando. «Se ha podido constatar que la entrega de ayuda humanitaria que hace la red de Cáritas, deja huella en cada territorio. Impacta ver el nivel de vulnerabilidad con el que llegan las personas y se enfrentan a diferentes situaciones de violencia, madres con niños, hombres y mujeres en busca de nuevas oportunidades, ahí es cuando Cáritas Ecuador hace una búsqueda activa de esas personas, no esperan a que ellos vean un cartel o les contacten en la oficina, sino que van por ellas para aliviar ese sufrimiento o situaciones difíciles en medio del caminar”, enfatiza Tatiana Melo.

Durante la visita se contó con la presencia de los responsables de la oficina de asuntos humanitarios de la Comisión Europea, Álvaro de Vicente y Ana María de la Torre, quienes dialogaron con dos personas beneficiarias del proyecto; la primera una mujer con varios hijos que recibió acompañamiento psicosocial y apoyo para arriendo; y la segunda persona, una señora que logró regularizarse, obtuvo la cédula y hoy cuenta con un negocio registrado, así mismo se benefició de una cirugía de la vista. En ese sentido se pudo conocer el impacto que tiene el acompañamiento del programa Europana en las personas.

«Los equipos y sus trabajadores humanitarios han crecido y se han tecnificado sin perder su calidad humana, señala Melo. Se ha visto y se ha constatado la cercanía entre el técnico y las personas beneficiarias, quienes están empoderadas gracias al acompañamiento que les han brindado los profesionales, tanto en atención psicosocial como jurídica y que son fundamentales para los procesos de integración.  Estas visitas nos motivan a seguir buscando financiamiento y mostrar este trabajo frente a los donantes porque las necesidades son inmensas, nos impulsa a seguir apoyando a Cáritas Ecuador y alcanzar más personas para dignificarlas”, finaliza Tatiana Melo.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Síguenos en: