Cáritas de San Jacinto lleva adelante hace tres años una iniciativa de acompañamiento espiritual, psicológico, alimenticio y médico, a un grupo de adolescentes en estado de vulnerabilidad que son madres y atraviesan diversas dificultades. Este proyecto salió a la luz con el nombre “Gabriel”, y lo impulsa Cáritas de San Jacinto.

Oscar Parada, director de Cáritas San Jacinto, dijo que esta iniciativa ha evolucionado hasta la actualidad. El programa se mantiene con la ayuda de personal especializado, religiosas y voluntarios de las Cáritas Parroquiales que colaboran con el proyecto, desde el proceso de gestación de las madres adolescentes.

Las personas que se benefician de esta iniciativa, “reciben consultas médicas subsidiadas de los consultorios diocesanos, un kit de alimentos mensual y el acompañamiento de una psicóloga especialista que a través de terapias grupales e individuales les ayuda a construir un proyecto de vida”, menciona Oscar Parada, quien agrega también que en el transcurso de estos tres años “veíamos que “Gabriel” nos quedaba un poco cojo, las chicas daban a luz y los niños cumplían 6 meses de vida y salían del programa, quedando en un  estado de vulnerabilidad, madres solteras, sin poder retomar sus estudios, ni poder trabajar”.

En ese sentido, la situación de las madres adolescentes, estaba a punto de cambiar, cuando desde Cáritas Nacional se realiza la invitación a Cáritas San Jacinto a ser parte del proyecto denominado “Plenitud de vida para Niñas, Niños y Adolescentes, mujeres y sus familias en situación de vulnerabilidad por pobreza extrema y violencia basada en género”, indica Oscar.

Es por ello que la ejecución del proyecto “Plenitud de vida”, tiene un nuevo alcance, ya que se complementa y da un enfoque integral al trabajo que ya se venía realizando en el programa “Gabriel”, menciona Oscar. Gracias al proyecto son 20 las madres solteras que fueron seleccionadas y tienen la oportunidad de capacitarse y mejorar su calidad de vida.

En el trascurso del diálogo, Oscar comenta como fue consolidándose el proyecto, cuenta que se realizó una encuesta a las 20 jóvenes y se les preguntó: que habilidades y oficios les gustaría aprender; 19 dijeron belleza. Se acudió a la empresa privada y al Servicio Ecuatoriano de Capacitación Profesional (SECAP), que brindan capacitación profesional relacionadas con el tema seleccionado y contar con su experticia.

Para que el proyecto sea viable y ejecutable, Cáritas San Jacinto y la dirección zonal 5 del Servicio Ecuatoriano de Capacitación Profesional, (SECAP), firmaron un convenio para que las capacitaciones sean certificadas como estilistas en belleza.

Monseñor Aníbal Nieto, Obispo de la Diócesis San Jacinto, es un soporte fundamental para encaminar el proyecto “Plenitud de vida”, indica Oscar, quien enfatiza que a nivel de infraestructura se usa los espacios del Santuario del Divino Niño de la diócesis, para la formación de las madres adolescentes que de lunes a viernes usan las instalaciones en las capacitaciones.

Así el pasado martes 13 de diciembre, se inauguró el programa de belleza dentro del proyecto Gabriel, iniciativa de la Pastoral Social San Jacinto de Durán y el trabajo en conjunto con el SECAP. El evento contó con la presencia de la directora Zonal 5, Arq. Mayra Mindiola Arriaga y de Mons. Aníbal Nieto Guerra, obispo de la Diócesis.

Con la inauguración del programa de belleza, arrancaron las primeras clases del proyecto, que pretende contribuir con el desarrollo humano integral de las mujeres y sus familias en situación de vulnerabilidad.

“El 50% de las mujeres, los niños, las niñas y los adolescentes que han sido acompañados en casas de acogida y en programas de educación tienen acceso a una alimentación sana, nutritiva y suficiente durante todo el año”.

¿Qué es es proyecto plenitud de vida?

La Pastoral Social Cáritas Ecuador, la Red Nacional de Casas de Acogida, la Fundación María Amor, la Congregación Nuestra Señora de la Caridad del Buen Pastor y la Fundación Maqui Mañachi,  se unen para contribuir al desarrollo humano e integral de NNA, mujeres y sus familias en situación de vulnerabilidad por pobreza extrema, violencia basada en género, mediante la seguridad alimentaria, el acceso a educación de niños, niñas y adolescentes, el fortalecimiento de la Red Nacional de casas de acogida, el fomento del derecho a la vida libre de violencia y el empoderamiento económico de las mujeres en diez provincias de Ecuador.  El proyecto tiene una duración de 5 años y se encuentra en 10 provincias del Ecuador. 

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Síguenos en: