fbpx

Cada 8 de marzo se recuerda como el Día Internacional de la Mujer, estamos a pocos días de conmemorar esa fecha y la situación para miles de mujeres en diversos ámbitos no mejora, la violencia es un elemento que está latente en la vida cotidiana de ellas.

Según una encuesta realizada en 2019 por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), en Ecuador el 64,9% de mujeres han sufrido algún tipo de violencia, tanto en zonas urbanas (65,7%) como en zonas rurales (62,8%). Esto incluye violencia física, psicológica, sexual, económica y patrimonial.

En Ecuador el año 2020 fue evidente la violencia de género, cuando empezó la cuarentena por el Covid-19, las víctimas de maltratos y abusos fueron mujeres, niños y adolescentes, quienes durante el confinamiento tuvieron que convivir con sus agresores.

Varias organizaciones que velan por los derechos humanos y el bienestar de las mujeres, abrigan la esperanza que la violencia de género desaparezca y se pueda enfrentar esa problemática. Es así que Cáritas Ecuador, desde cada uno de los espacios que sirve en las 24 jurisdicciones del país, está empeñada en fortalecer las capacidades de quienes trabajan con grupos y en contextos de emergencia, para acompañar en el proceso de exigibilidad y restitución de los derechos humanos de todas las personas.

Ahora mismo, el trabajo de algunas Cáritas Diocesanas, y por el hecho de encontrarse en frontera es atender a población en situación de Movilidad Humana, aquí los trabajadores humanitarios reciben herramientas para enfrentar su labor diaria, identificar diferentes tipos de violencia basada en género, violencia contra mujeres y niñas, trata de personas y tráfico ilícito de migrantes.

Uno de los objetivos de la caja de herramientas, es identificar la ruta de acción de Cáritas Ecuador en el abordaje y derivación de casos de violencia de género, trata y tráfico de personas. La ruta denominada AIDE, actúa bajo acciones concretas como es restituir la dignidad de la persona y proteger sus derechos: Identificar, acompañar, establecer, derivar e integrar.

«Hoy, sigue habiendo mujeres que sufren violencia. Violencia psicológica, violencia verbal, violencia física, violencia sexual. Es impresionante el número de mujeres golpeadas, ofendidas, violadas. Las distintas formas de malos tratos que sufren muchas mujeres son una cobardía y una degradación para toda la humanidad. Para los hombres y para toda la humanidad. Los testimonios de las víctimas que se atreven a romper su silencio son un grito de socorro que no podemos ignorar. No podemos mirar para otro lado. Recemos por las mujeres que son víctimas de la violencia, para que sean protegidas por la sociedad y para que su sufrimiento sea considerado y sea escuchado por todos». Papa Francisco.

CategoryMujer
Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Síguenos en: